Bar del pueblo

Menorca

Tras el trabajo, a la hora del vermut del domingo o después de un largo día de playa, apetece encontrarse con tu gente en “el bar de la plaza”.

Frente al muelle de Fornells, toca darle un nuevo aire al pasado.

Desde la entrada al local, se une la pieza hidraúlica de siempre con el pavimento más actual como metáfora. Se han pintado las paredes y la bancada perimetral del color de la arena y se cubre la barra con madera con el aspecto de las que el mar arrastra a la orilla tras un temporal. En las paredes cuelgan retazos del pasado en sepia.

El personal trabaja entrando y saliendo, por lo que abrimos la barra para facilitar el recorrido en una sola línea. Cerca, un mueble de servicio color cruz de “Sant Joan” y lo más importante, la barra de verano que se abre por entero, con una pesada corredera de madera al mar.