Piso junto al mar

S’Agaró

Objetivo: otorgar calidez a un apartamento en la costa para ponerlo en venta.

Sobre un pavimento continuo de microcemento gris, coloco alfombras de sisal natural, lino para el sofá y cojines jaspeados jugando con negro y marfil. Sobre el sofá un gran espejo de madera blanqueada, para ampliar el lujo de ver el mar… La cocina blanca abierta al espacio, se casa con el comedor y el salón con unos listones de madera verticales que esconden las puertas correderas de acceso a los dormitorios, idea de la arquitecta Sonia Fernández, que ha realizado el proyecto. Seguimos con el blanco en las paredes y la mesa, invitando a la luz natural a quedarse. Lámparas de luz indirecta y cálida, con pantallas de cuerda y mimbre. Los textiles son importantes a la hora de crear ambientes, el azul del mar, el ocre de la luz del sol y el tostado de la arena…

Todo dispuesto para coger la toalla, bajarse a la playa y olvidarse de todo…