La Pleta

Valle de Aran

¿Hay algo tan tentador como tener “una cabaña” en el Pirineo Catalán? Sí, llevar a cabo el proyecto de interiorismo de una cabaña en el Pirineo Catalán.

Disfrutando de un paisaje de montaña, las visitas de obra son un respiro a pleno pulmón.

Optamos por mantener el aspecto de la madera oscura original de las vigas, de algunas paredes, del suelo que cruje al pisar. La chimenea de piedra se viste con sofás de pluma y mantas de pura lana. Piedra natural para las encimeras de la cocina y los baños, roble recuperado para algunos muebles. El frío queda fuera en la temporada de esquí, nuestro objetivo es seguir teniendo una casa de montaña con las comodidades que esperas al traspasar la puerta.

Los detalles decorativos los encontramos en mercadillos de antigüedades, espejos de otra década, cojines cosidos con tela de colchonero, alfombras de pelo, cuadros de subasta o pintados para la ocasión por el pintor catalán Luis Amer. Tonos verdes de bosque, añiles del cielo en invierno y el blanco nieve como protagonista.