Empresa inmuebles

Barcelona

Una inmobiliaria establecida en Barcelona desde hace muchos años, decide trasladarse a un enclave más estratégico, moviendo su despacho a una antigua sede bancaria de la que heredamos las cajas fuertes y la oscuridad de sus instalaciones.

Impera la entrega rápida de los muebles, la practicidad y el precio. En colaboración con la empresa Carpel, se organiza la entrega a tiempo, justo para retomar el ritmo tras el verano.

A pie de calle, una foto ampliada de la Eixample, preside una pequeña sala de firmas, despachos independientes para gestiones privadas, un par de comerciales y el mostrador con la sala de espera para la atención rápida al cliente. Divisiones en cristal transparente con vinilos donde son necesarios y sobre el fondo blanco del mobiliario neutro y las paredes, notas de color del logo en azul eléctrico y amarillo.

En el sótano se ordena el archivo, una amplia sala polivalente para juntas y reuniones de comunidad de vecinos, “el office”, un par de despachos y un “bench” de trabajo en línea para todas las administradoras. Ha sido necesario abrir todo el espacio y hacer las divisiones mínimas en cristal para invitar a la luz y despejar el agobio de trabajar “bajo tierra”.

En el piso superior, los despachos cerrados de dirección y abogados y en la zona central, todos los comerciales, colocados de manera informal.

Conseguimos ordenar las diferentes actividades por zonas y hacer que cada espacio, esté donde esté, sea lo más agradable posible y ¡todo a tiempo!